Un daño incalculable

El perjuicio económico de algunas actividades ilícitas no tiene cálculo preciso, las personas que se dedican a enriquecimientos de manera ilegal no les importa a quienes perjudican ni a quienes se llevan por el medio. Son personas sin escrúpulos.

Cuando se descubre un fraude en una empresa, las investigaciones llevan a determinar los montos exactos de esa actividad, cuando ocurre un robo a un banco se puede determinar el dinero sustraído, el hurto de un vehículo ya de por si se conoce el valor del mismo.

Desde el punto de vista particular, se puede determinar el valor de lo perdido, pero cuando eso ocurre a grandes escalas, por ejemplo a nivel mundial, el cálculo de pérdidas económicas es difícil de determinar con cifras exactas, se puede hacer un cálculo aproximado pero nunca se conocerá la cifra exacta.

Así que no se puede determinar con exactitud el daño de la piratería a nivel global.

No tiene parches en el ojo

La piratería, ha ido en crecimiento en los últimos años, la preocupación es que el crecimiento de una actividad ilícita impide el desarrollo normal de una que sea lícita.

En otras palabras, la industria del cine deja de percibir un ingreso legal con una película original, cuando las personas compran una copia (de mala calidad) a un costo menor, ¿a dónde va ese dinero que deja de percibir la industria del cine?

Concientizar  a la gente que la piratería es un delito, es una tarea a largo plazo, ya que las que actualmente compran o descargan copias de películas lo ven como algo normal, para ellos no es delito. Así que las campañas de educación y concientización de las personas debe continuar y ser permanente.

Las personas deben llegar a tomar conciencia, ponerse en el lugar de las personas que son perjudicadas directamente con la piratería. Deben llegar hasta el punto de preguntarse ¿y si me afectara a mí directamente y tuviera pérdidas?

Aunque no se crea, pero solo en el momento que la persona misma se ve perjudicada o que puede salir mal parado de alguna cosa, solo en ese momento tomará conciencia que debe hacer lo correcto.

Hacer lo correcto cuando nadie está viendo es lo que es la verdadera honestidad, es la garantía que la persona hará siempre lo correcto estando sola o en presencia de muchas personas.

La próxima vez que se sienta el impulso de adquirir una película pirateada, piénselo, está a tiempo de hacer lo correcto.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.